Ponle atención a tu atención!

“Tu visión se hará clara solo si buscas en tu corazón. Quien busca afuera, sueña. Quien busca dentro, despierta” -Carl Jung

Hay una frase que utilizó Desmond Morris en “El zoológico humano” que dice que los humanos tenemos a menudo un comportamiento que los animales solo tienen cuando están en cautiverio. Bajo condiciones naturales, los animales salvajes no tienen el mismo comportamiento neurótico de las personas que parecen estar atrapadas en sus abarrotadas ciudades. Me da la impresión de que estamos encerrados en nuestra propia jaula a la que llamamos sociedad.

En un monasterio en Nepal, una de las personas de mi curso le preguntó a un monje: “Por que los monjes estudian durante años sobre filosofía, conducta moral y reglas de vida y entonces empiezan a meditar, mientras que los occidentales tenemos que meditar desde el inicio?”. La respuesta tiene una perspectiva que llama la atención. Tenemos que empezar con la meditación porque somos muy poco conscientes de nuestra vida interior, nuestras necesidades interiores. Tenemos una enfermedad que negamos continuamente hasta que nos atrevemos a mirar dentro. Estamos obsesionados con el mundo exterior porque la mayor parte del tiempo no nos gusta el mundo interior. Si miras nuestra sociedad, hay dos componentes que refuerzan este patrón.

El primero es la distracción. No podemos estar solos sin algo que hacer. Llegamos a casa del trabajo y de inmediato prendemos la televisión o la computadora. Si hay algo que nos altera (y siempre va a haber algo), no queremos pensar en ello. Ni siquiera un minuto. Así que usamos a los amigos, aparatos electrónicos, el trabajo, el sueño o cualquier otra cosa que sirva para anesteciarnos. Es hedonismo en gran escala, la persecución interminable por el placer.
El segundo es nuestro ambiente. Todos sufrimos de un ambiente que requiere nuestra atención en todo momento. Esto causa un deficit de atención, algo que creo que todos hemos tenido de alguna forma o otra. Si eres alguien sin suerte, sufres de esto en gran medida y seguro estarás diagnosticado con TDA o trastorno por déficit de atención. Hoy en dia este termino se ha puesto muy de moda.
Considero que existen algunas medicinas ‘gratuitas’ para curar este ritmo de vida. Se trata de involucrarte en actividades que no te distraen de lo que es importante o encontrar lugares en los que nada te distraiga.
Toma una caminata, de preferencia en la naturaleza, en las mañanas y en un dia templado. Además de ser una de las cosas más sanas que puedes hacer, también ayuda mucho a tu estado de ánimo. Seguramente seras acarreado a experiencias en las que no quieres pensar, pero al final de tu caminata habrás hecho frente a tus problemas y también te darás cuenta de que puedes manejarlos. No tienes que seguir escapando de ellos y por el contrario te acercaras muy lentamente hacia la solución.
Leer puede distraerte, pero la diferencia es que puedes decidir el ritmoy las pausas en cualquier momento. La relación entre la historia de tu vida y la historia de lo que estás leyendo te hace reflexionar en las capas ocultas de tu persona que no puede que no te hayas atrevido a explorar. La posibilidad de interpretarte a ti mismo a través de los libros puede inspirarte a romper tus tendencias neuroticas por medio de verte reflejado en una perspectiva totalmente diferente.

La meditación es lo contrario a la distracción. Es un momento en el que conscientemente enfrentas tus rincones mas obscuros y hacerlo, te ayudará a superarlo y aceptarte como eres. Ya sabes como es, lo que no te mata, te hace más fuerte.
La habilidad de multitasking normalmente se ve como una característica positiva. Si puedes hacer varias cosas al mismo tiempo, podrás trabajar mas rápido y eficientemente, ¿correcto? Bueno, en realidad no es así. El multitasking puede agregar mucho valor a tu vida cuando escuchas música mientras manejas o corres. Podemos poner una acción en piloto automático al mismo tiempo que realizamos otra acción conscientemente. El problema es que muchas veces hacemos esto en situaciones en las que no son favorables. Hablar por celular mientras manejas o leer un libro mientras ves una película no son cosas muy favorables. Hay estudios que revelan que no podemos hacer dos cosas a la vez conscientemente, lo que hacemos, cambiar rapidamente nuestra consciencia a cada una de las actividades. Esto hace que perdamos enfoque muy rapidamente (tenemos que recordar estar cambiando la atención todo el tiempo) e incluso estar cambiando es menos eficiente.

Así que, toma algo de tiempo para investigar un poco en el misterio que eres, ese misterio que puedes encontrar al no distraerte. Haz esto a menudo y verás que se siente como tomar un baño tibio en una bañera llena de asombro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s